BioCrack: Mayor estabilidad y eficiencia energética de la planta de biogás
Caso práctico: Proyecto de planta de biogás de WHG Anlagenbau GmbH & Co. KG

Problema

Potencial de gas residual en el depósito final abierto

Solución

Se ha reducido el potencial de gas residual y se han recirculado las cantidades con BioCrack

El cliente y el problema

En 2005, WHG Anlagenbau planeó y construyó la planta de biogás de ACD Bioenergy en Alta Franconia. A lo largo del tiempo, se expandió la planta de 765 kWel. En 2008, contaba con dos digestores, cada uno con una capacidad de 1000 m³; dos fermentadoras secundarias de 1730 m³ y 2260 m³, respectivamente; y un depósito final abierto, con un volumen útil de 3180 m³.

Cada día se añadía a la planta de biogás una mezcla de ensilado de maíz, ensilado integral de plantas, y estiércol de cerdo y ganado. A causa del tiempo de retención relativamente corto de aprox. 72 días en el digestor y el posdigestor, se producían grandes cargas de cisterna y cortezas flotantes. Los análisis de muestras habituales mostraron que había un alto potencial de gas residual en el depósito final abierto. Teníamos pensado usar el potencial de gas residual para optimizar la planta de biogás en su totalidad. Los operadores decidieron probar BioCrack ante de invertir de 30 000 a 40 000 euros en cubrir el depósito final abierto.

La solución

WHG Anlagenbau instaló 3 módulos BioCrack y un BioCut en un contenedor estándar, tras lo que conectó este último a la estación de bomba central. Durante cuatro semanas, cada día se trataba en un baipás parte de la suspensión orgánica de los digestores. El sustrato de desbordamiento, que se transporta de los digestores al posdigestor, también se pasó por los módulos BioCrack.

Muy pronto observamos los efectos positivos: la formación de cortezas flotantes disminuyó claramente. Al mismo tiempo, el consumo actual de las mezcladoras del digestor se redujo aprox. un 10 %, llegando a 14,8 A, y los tiempos de mezcla en el posdigestor y el depósito final decrecieron un 30 %. La cantidad necesaria de materia recirculada también disminuyó un 50 %. Además, la producción de gas aumentó un 12 %, y la planta de biogás funcionaba con mayor facilidad. De una prueba posterior de fermentación de 6 semanas se obtuvo una producción de gas residual, con 150 litros de biogás por kilo de materia seca, es decir, una reducción del 14 %.

En palabras del Sr. Derks, "los resultados de la prueba fueron tan positivos, que de inmediato decidimos quedarnos con el sistema preinstalado. Hoy en día, el potencial de gas residual de nuestra planta es tan bajo, que no necesitamos realizar una cara inversión en cubrir el depósito final".


/ /