Desintegración electrocinética para obtener mayor producción de gas y reducir los costes de eliminación
El sistema de desintegración electrocinética BioCrack para aplicaciones de aguas residuales

El objetivo de toda planta de tratamiento de aguas residuales es eliminar la mayor cantidad posible de contaminantes en las aguas residuales con el menor esfuerzo posible. Y este es precisamente el punto fuerte de la desintegración electrocinética con BioCrack. El tratamiento de los lodos rompe los agregados y coloides. Como resultado, los microorganismos pueden acceder más fácilmente a los nutrientes y se degrada una mayor parte de la contaminación. Si los lodos se estabilizan anaeróbicamente en torres de digestión, esto puede aumentar el rendimiento de gas o electricidad en hasta un 15%. Los costes de compra de energía a terceros se reducen, al igual que los volúmenes de las capas flotantes y de hundimiento. Al mismo tiempo, la viscosidad de los lodos es menor después del tratamiento, lo que disminuye el consumo de energía de las bombas y los mezcladores. El tratamiento de aguas residuales en EDARES sin digestión de lodos también puede optimizarse con la desintegración electrocinética dado que el tratamiento de los lodos rompe las estructuras de EPS, lo que permite un mejor drenaje de los lodos. Esto reduce los costes de eliminación de los lodos y las necesidades de floculante. Además, la reducción de la viscosidad disminuye las necesidades de energía para la ventilación. El sistema garantiza la estabilidad de los flujos de trabajo del proceso y, por lo general, es fácil de integrar y reequipar en el flujo de trabajo existente, por ejemplo, en la línea de circulación de la torre del digestor o en el alimentador de la torre del digestor. Si no se instala ningún digestor, los lodos de retorno pueden tratarse antes de pasar a la fase de activación.

Características del BioCrack

Las carcasa del BioCrack, que también funciona como electrodo exterior, es de acero inoxidable. Por eso el módulo es muy sólido y resistente a la corrosión, tanto por la parte interna, como la externa.
El electrodo en la parte interior del módulo del BioCrack está protegido por una guarnición compuesta por una pieza de poliuretano sin juntas ni conexiones. De ahí que sea imposible que el material entre en contacto con el electrodo y dificulte el funcionamiento.
El software del suministro eléctrico supervisa de forma continua todos los valores importantes actuales y los regula automáticamente dentro del intervalo óptimo para el tratamiento más efectivo. Y si en algún momento hay algún fallo de funcionamiento, el sistema lo registra y toma las medidas oportunas.
La línea de suministro de doble protección que llega al electrodo cuenta con un dispositivo rígido respecto a la torsión para evitar el deterioro del cable.
Todos los parámetros importantes de cada electrodo de BioCrack individual se prueban en la fábrica antes de que sean utilizados en el campo.

Opciones del BioCrack

Si los módulos del BioCrack no pueden instalarse en la pared o lugares similares, la mejor solución es utilizar una base. Se pueden colocar hasta seis módulos del BioCrack en un diseño que ocupa muy poco espacio.

Más información