No más obstrucciones en las bombas

Asegurar que las toallitas húmedas no producen cargas excesivas de aguas residuales

Para minimizar los costes de explotación de las aguas residuales y los tiempos de inactividad, los operadores esperan que las bombas sean muy fiables, sobre todo, cuando se producen lluvias fuertes, lo cual se vuelve todavía más importante en estos tiempos de fluctuaciones climáticas cada vez más drásticas. También se espera de las bombas un alto nivel de eficiencia, para bombear las aguas residuales por las tuberías y desagües de manera eficiente energéticamente mientras se conservan recursos.

Asimismo, los operadores de las plantas también se enfrentan a desafíos completamente diferentes. Los hábitos de la población han cambiado: de 1990 a 2004, el consumo de agua de los hogares se han reducido drásticamente en aproximadamente 14 puntos porcentuales. También están cambiando los hábitos de la gente con relación a los residuos. Los desechos y residuos cada vez acaban más en el sistema de alcantarillado cuando no deben estar ahí. Nos referimos a artículos como estos:

  • Toallitas húmedas o "desechables", cosméticas y de bebé
  • Paños de limpieza desechables
  • Bastoncillos de algodón
  • Tampones y protege-slips
  • Pañales
  • Vendas
  • Paños y textiles
  • Bolsas y desechos de plástico

Los métodos incorrectos de eliminación por las tuberías de aguas residuales causan problemas

En concreto, la venta de toallitas húmedas ha crecido rápidamente cerca de un 200 % a lo largo de estos años. Aunque anteriormente se usaban de manera casi exclusiva para el cuidado de los bebés y se eliminaban como residuos domésticos junto con los pañales, hoy en día las toallitas húmedas y cosméticas forman parte de la higiene diaria y con cada vez mayor frecuencia acaban en las tuberías de aguas residuales. Es fácil ver por qué las toallitas están ocasionando esos problemas: están entrando cada vez más fibras en el sistema de alcantarillado, pero con menor caudal de aguas residuales. Esta combinación provoca la obstrucción de las bombas y el incremento de los gastos para la gestión de aguas residuales, que tienen que soportar los consumidores. Pocos conocen que la normativa legal prohíbe la eliminación de toallitas húmedas o artículos similares a través del inodoro. A menudo, a las notas que se incluyen en los embalajes de toallitas húmedas y que indican que se deben eliminar con los residuos domésticos les falta información, o se escriben en letra muy pequeña. Además, suelen encontrarse en lugares que a los consumidores se les pasan por alto con facilidad. Otros artículos de higiene modernos, como los paños o textiles, se eliminan cada vez más frecuentemente por medio de las tuberías de desagüe.

Las siete etapas de la desechabilidad

La información de desechabilidad se incluye en numerosos embalajes de toallitas húmedas. Tales datos se basan en una prueba voluntaria realizada por EDANA (Asociación Europea de desechables y géneros no tejidos) sobre la desechabilidad de las toallitas húmedas por los inodoros. Sin embargo, de acuerdo con los especialistas, las siete etapas de la desechabilidad son irrelevantes ante los problemas que causan las toallitas húmedas en los desagües, pues la prueba finaliza justo después de la tubería de aguas negras del inodoro. Indican los expertos que a menudo los ensayos no prestan la suficiente atención a si las toallitas cosméticas, con alto contenido de fibras, acaso llegan a desintegrarse en el sistema de alcantarillado y a hasta qué punto en caso afirmativo. Lo que sí se conoce es que el tiempo que las toallitas húmedas tardan en descomponerse depende en gran medida del tipo de material no tejido. Sin embargo, sí se sabe a ciencia cierta que las toallitas húmedas sin descomponer causan cada vez más obstrucciones de las bombas y entran en las rejillas de las plantas de tratamiento de aguas negras en su totalidad, sin haberse descompuesto antes en absoluto. Permanecen muy poco tiempo en el sistema de alcantarillado como para descomponerse en mayor medida. Al mismo tiempo, la reducción de los precios ha desembocado en que disminuyan los tiempos de uso de los tejidos y textiles. Con frecuencia, los paños de limpieza, las bayetas y la ropa interior ya no se desechan con la basura, sino a través las tuberías de aguas residuales. A causa de esto, se producen cargas fibrosas adicionales en el alcantarillado.

Las fibras como causa de la obstrucción de las bombas, las rejillas y las tuberías de aguas residuales

Una vez se introducen en el alcantarillado, los productos higiénicos como los protege-slips y los textiles como los paños y las toallitas húmedas causan problemas en los sistemas de aguas residuales. No es tarea fácil separar las toallitas húmedas ni evitar que estas se enmarañen. En efecto, la presencia de estos problemas causa fallos en los componentes, pues el material enmarañado obstruye las bombas, válvulas y tuberías de aguas residuales. Incluso las bombas desarrolladas por la industria con una rueda libre, un conducto esférico de grandes dimensiones, solo puede tratar los materiales enmarañados y la aglutinación resultante hasta cierto punto. Por este motivo, las empresas operadoras tienen que luchar contra una reducción alarmante de la eficiencia usando bombas con estos equipos.

Los costes aumentan a escala nacional a causa de las obstrucciones

La verdad es que, en muchas ubicaciones, la subsanación semanal o, incluso, diaria de fallos en el funcionamiento se ha convertido en pan de cada día. Según un informe de la radiodifusora alemana WDR publicado en 2017, se gastan 40 000 euros al año en limpiar una sola bomba de una planta de tratamiento de aguas residuales, y se identificó que la causa de la obstrucción eran las toallitas húmedas. La autoridad municipal en materia de agua de Berlín estima que los gastos derivados de problemas con las toallitas húmedas ascienden a 800 000 euros al año.


Toallitas húmedas: cómo la tecnología correcta de aguas residuales evita la obstrucción de las bombas

Por lo general, solo se puede evitar la generación de obstrucciones por objetos de higiene si estos están triturados o pasan por una trituradora antes de llegar a la bomba. Una variante económica para ofrecer una protección fiable contra la obstrucción de las bombas y las tuberías de aguas residuales son los trituradores de doble eje. Estos se diseñan de acuerdo con un principio de funcionamiento sin contacto, motivo por el cual sus requisitos de alimentación son mínimos durante el ralentí. Gracias a su baja velocidad, se consigue un gran par de torsión para la trituración, lo que permite a estos dispositivos, incluso con una potencia motriz baja, prevenir la obstrucción de las bombas o las tuberías de aguas residuales. Para muchos operadores, invertir en una técnica de este tipo se rentabiliza en muy poco tiempo. De este modo, disminuyen el consumo eléctrico y, por tanto, el coste de explotación de las bombas, ahorrándose las caras visitas de mantenimiento y servicio, así como el mantenimiento de urgencia de noche o en días festivos para vaciar las bombas de material enredado.

Un aspecto importante cuando se usan los trituradores de aguas residuales en el sistema de alcantarillado es la armonización con la tecnología de aguas abajo. El proceso de triturado debe ser lo suficientemente fino para que los fragmentos resultantes circulen por las bombas y válvulas sin problema. Al mismo tiempo, deben ser lo bastante grandes para que las rejillas de aguas abajo logren separarlos de manera fiable, de manera que los fragmentos no entren en la planta de tratamiento de aguas residuales. A fin de garantizar esto, se necesitan varias herramientas de corte. Los rotores del triturador de XRipper se fabrican a partir de una sola pieza, con lo que se consigue una larga vida útil, entre otros beneficios considerables, en comparación con los sistemas compuestos por hojas cortantes y espaciadores individuales. Además de una superficie dura y resistente al agua, ofrecen una transmisión de fuerza más eficiente con un riesgo mínimo de rotura a causa de cuerpos extraños como partes de metal, etc. Asimismo, gracias a las escasas tolerancias, el proceso triturador es más eficaz, y se requiere menor potencia motriz.

Un criterio importante al seleccionar un triturador de aguas residuales para proteger las bombas y las rejillas es un alto nivel de disponibilidad y preparación operativa.  Resulta muy poco productivo tener que retirar el triturador entero o incluso enviarlo al taller para que sustituirle piezas, sobre todo, cuando se pueden tardar varias semanas en completar la revisión. Por este motivo, el triturador de aguas residuales XRipper está fabricado según nuestro concepto QuickService: todas las obras de servicio y mantenimiento las puede realizar su propio personal in situ y en poco tiempo, sin largas interrupciones de su actividad.

Si se dispone del suficiente espacio, recomendamos el diseño convencional del XRipper XRS. Su construcción permite realizar las obras de servicio y mantenimiento directamente in situ sin quitar el triturador de las tuberías de aguas residuales. También se encuentran disponibles versiones de acero inoxidable para aguas residuales químicamente agresivas.

Sin embargo, a menudo el espacio es un recurso escaso, sobre todo, si el triturador de aguas residuales debe reacondicionarse en un eje estrecho. En tales casos, el XRipper XRP se ha desarrollado con el motor situado encima del triturador. Este concepto permite obtener un triturado eficiente en la corriente de aguas residuales con una superficie mínima. La instalación es simple y en línea con las tuberías de aguas residuales, necesitando solo un espacio mínimo de brida a brida. Y lo que es más importante para muchos operadores, las obras de servicio y mantenimiento se pueden llevar a cabo in situ aquí también. Para ello, solo hay que sacar la unidad motriz de la carcasa, que a su vez permanece fijada con tornillos a la tubería de aguas residuales.

Un lugar adecuado para triturar todas las toallitas húmedas y otras sustancias obstructoras antes de que entren en la bomba o la rejilla es directamente en el desagüe abierto de aguas residuales, motivo por el que se ha armonizado el concepto del XRipper XRC para esta aplicación. El triturador entero tan solo se coloca en el desagüe. Como no se pueden realizar las obras de servicio y mantenimiento en el desagüe, o si se puede es difícil, el triturador de aguas residuales simplemente se saca entero del desagüe. Usando un sistema especial de raíles, el kit de integración del desagüe (SIK, por sus siglas en inglés), también se puede colocar el XRC justo antes de las entradas o salidas de las tuberías de aguas residuales, los canalones y desagües abiertos, o las entradas y salidas de los toboganes, sin necesidad de realizar obras de fijación. Tan solo hay que insertarlo, bajarlo, y podrá empezar a triturar toallitas, telas y demás elementos obstructores. Así, protegerá la bomba y evitará los fallos causados por obstrucciones, así como las interrupciones del servicio.

Los altos caudales, como los que se encuentran en desagües grandes y en entradas de plantas de tratamiento de aguas residuales, solo se pueden manejar de manera apropiada con trituradores que aúnen el tamaño adecuado con la eficiencia. El XRipper XRG se desarrolló específicamente para estas aplicaciones. Los tamices de las unidades de alta capacidad dispuestos lateralmente en la carcasa permiten que grandes volúmenes de aguas (residuales) fluyan sin obstáculos a la vez que se filtran la materia y los residuos disruptivos. A la vez, estos se dirigen continuamente a los rotores del triturador, que los reducen a un tamaño manejable. Para quitar la unidad funcional, solo tiene que retirar unos cuantos tornillos de la carcasa, nada más.

Vogelsang entiende las preocupaciones y necesidades de los operadores. Póngase en contacto con nosotros y plantearemos qué opciones tiene para obtener una prueba en su sistema de alcantarillado. 

Contacto

/ /